You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Cargando...

De cara al regreso a clases presenciales, el ISSSTE recomendó a las familias mexicanas a retomar un estilo de vida saludable y auto observarse para detectar problemas de salud mental.

Uno de los retos de la nueva normalidad para retomar las clases presenciales es recuperar el equilibrio emocional, así como la adopción de estilos de vida saludables con medidas permanentes de autocuidado, higiene y protección, señaló el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE). La jefa nacional de Salud Mental “ECOS para el Bienestar” de la Dirección Normativa de Salud del ISSSTE, Lucía Ledesma Torres, sostuvo que la pandemia de covid-19 demostró que “somos capaces de continuar nuestros procesos de desarrollo aún en condiciones restrictivas” con el uso de tecnologías, sin embargo, la limitación de la movilidad aumentó el sedentarismo, los casos de sobrepeso, obesidad y de adicción a las tecnologías en niños y jóvenes. Por lo que priorizó la auto observación del estado anímico y conductual, con el fin de que los miembros de las familias mexicanas puedan detectar posibles secuelas en la salud mental derivadas de la pandemia de covid-19.

“Auto observarse el estado anímico y conductual de cada uno de los miembros de la familia para detectar oportunamente posibles secuelas en la salud mental derivadas de la pandemia covid-19, como cambios drásticos de humor, irritabilidad, miedo, trastornos del sueño, crisis de llanto, entre otros que podrían detonar ansiedad, depresión, estrés postraumático o violencia intrafamiliar”, explicó.

Por ello, recomendó a los padres “estrechar la comunicación entre todos los miembros de la familia, abrir espacios para el diálogo e intercambio de experiencias en cuanto a cómo les ha impactado y han afrontado la pandemia, con el propósito de cerrar ciclos e iniciar una nueva etapa”.

La jefa nacional de Salud Mental “ECOS para el Bienestar” dijo que el próximo periodo vacacional es una oportunidad de transición y ajuste para que desde cada hogar prevengan positivamente su regreso a la vida social, la escuela, trabajo y al resto de las actividades en espacios públicos.

“Una buena estrategia para la etapa por venir es que durante el periodo de asueto, padres, hijas e hijos pongan orden en sus rutinas de descanso, duerman suficiente, coman saludable y a sus horas, realicen juntos actividades lúdicas y de ejercitación, y limiten tiempo de uso de celulares, computadoras y videojuegos para dar mayor importancia a la convivencia familiar”, explicó.

Tomado de: https://www.milenio.com/ciencia-y-salud/regreso-clases-reto-salud-mental-vida-saludable-issste